lunes, 20 de octubre de 2008

BARCELONA, ¡QUINA GRAN CIUTAT!


“Sí amics, estem a Barcelona, ¡quina gran ciutat! I estem ací per a parlar-vos del Hornets-Wizards disputat al Palau Sant Jordi el passat divendres”. Qué menos que empezar al estilo Jordi Robirosa, comentarista NBA de la TV3 desde hace muchos años, (y del que nos declaramos fans) para empezar a contaros la aventura que vivimos Juanjo, Juan y Lakers en el partido de la gira NBA Europe Live. Y vamos a hacerlo cambiando nuestro estilo narrativo: vamos a contar 7 anécdotas sueltas, que es lo que mola. Perdón por la mala calidad de las fotos...

I-El trayecto a Barcelona, toda una aventura. Sí, porque Lakers, su copiloto Juanjo, y “la morena”, apodo que se le puso a la sensual voz femenina del GPS que le dejó a Juanjo su amigo Guaita (y que nos acompañó al más puro estilo “kitt” del “Coche fantástico), vivieron algunos momentos curiosos. Primero, buscando infructuosamente una gasolinera, y encontrando dos cerradas consecutivamente. En esta segunda, (habiendo pasado ya Valencia) uno de los obreros que había por allí nos indicó otra...Tras reconocer a Juanjo (“¿tu eres el de La Posada?”). También tuvimos que esquivar un Audi A3 conducido por unos magrebís cuyo motor casi ardía (tirando una cortina de humo tras de sí), nos “sablearon” a la hora de comer en un “Autogrill” (carísimo) y al final, llegada a Barcelona con lluvia, zona de túneles inacabables, radares cada 100 metros y dificultades para aparcar.

II-El retraso de Juan a la hora de entrar tuvo cosas positivas. Con un frío que pelaba, la espera se hizo interminable (llegamos allí antes de las 19:15, y Juan no acudió hasta más de las 20:30). Sin embargo, pasaron cosas muy divertidas. Ya ataviados con las “zamarras” NBA, un fotógrafo de “NBA.COM” nos preguntó si nos podía hacer una foto. Creemos que finalmente no la han colgado, pero nos hizo ilusión que nos fotografiara entre tantos “frikis” como había. Además conocimos a la madre de Chris Paul (!!!)(eso nos pareció entender con nuestro inglés “chunguillo”), con la que Juanjo se hizo una foto...Y sobre todo saludamos a Jorge Quiroga, director de la Revista Oficial NBA, que se acordaba perfectamente de Juanjo (“claro que me acuerdo, ¡tu eres el de la Glutamina!”). Un tío muy amable y simpático, que departió largamente con nosotros, y se mostró interesado en “Historias de Philadelphia”, pidiéndonos el enlace a los artículos de Juanjo, que esta semana le enviaremos sin falta (a ver si le ficha, jejeje)

III-Juanjo, toda una estrella del periodismo. Y es que, después de hablar con Jorge Quiroga, ya con Juan con nosotros, y habiendo entrado a la cancha, otro del gremio que no había olvidado a Juanjo de aquella expedición a Philadelphia era nada menos que Jordi Robirosa. ¡Quin gran periodista! (no como otros con pajarita y gafas que hay por ahí).Muy irónico y con ese tono suyo al hablar, nos reveló que “sap parlar valencià”, que Ontinyent “le suena” pero que conoce más Xàtiva, y también se hizo las fotos de rigor, teniendo que interrumpir la “cháchara” al ver llegar una avalancha de “nanos caza-autógrafos”. Juanjo no solo es difícil de olvidar, sino también de “no ver” y desde lo alto había sido detectado por Artur, un conocido jugador “made in Manuel” que había ido a ver el partido, se pasó a saludarnos...Y de paso “se coló” en unos asientos vacíos que había donde estábamos.

IV-Las entradas,una pasada. Sí, vale que eran 71 Euros cada uno, pero estar en la 8ª fila tras canasta (con buen angulo) fue una pasada. Además, antes del partido, vimos la rueda de calentamiento “desde la barrera” , a 6 o 7 metros de los Hornets. Algo impresionante, que nos permitió descubrir detalles como lo delgados que estaban todos, lo alto que era Stojakovic (más de 2’06 reales), lo raro que corre Ryan Bowen (parece Berni), la cara de macarra que tiene James Posey, o lo parecido a Girome que es Chris Paul (físicamente). Las animadoras, las mascotas, todo el “Show NBA” en conjunto, visto así de cerca, es una auténtica gozada. Totalmente inolvidable, aunque el partido en sí no tuviera historia, y los Hornets pasaran por encima de unos Wizards en los que sólo plantaron cara un tremendo Caron Butler (pedazo de All-Star) y el pívot “rookie” JaVale McGee.

V-La gente del público...De todo tipo. Predominaba la gente “normal”, pero había cosas dignas de mención. Sobre todo “frikis NBA” como nosotros, con camisetas muy raras, como una de Glenn Rice con los Hornets, otra de Tyson Chandler con los Bulls, ¡hasta la de Okur con los Jazz!. A nosotros nos tocó delante un par de dominicanos (o algo así) morenos y un poco rellenitos, con la novia de uno de ellos enseñando el tanga (mejor que no lo hubiera hecho, porque sobraba carne por todos los lados); detrás nos tocó una pareja muy curiosa, dos adolescentes que hacían comentarios bastante entendidos, sobre todo la chica (¡?)...Y al lado, a la derecha, un tío con cara de “guiri” que se descalzó a mitad del partido. Se quitó los calcetines y los zapatos, algo que descubrimos cuando Juanjo empezó a quejarse del “olor a cabrales” (mirad la foto). Lo peor es que ese tío, del que nos cachondeamos un rato largo, “cazó” precisamente entre sus rodillas, y “al vuelo”, una de esas codiciadas camisetas que lanzan las animadoras al público, y que Juanjo rozó previamente con los dedos. ¡Qué injusticia!

VI-“Catalonia is catalonia, la pela es la pela”. En el partido estuvieron, y salieron en la inmensa pantalla que teníamos en el fondo del otro lado, famosos como Ricky Rubio, Arantxa Sánchez-Vicario, o el legendario exNBA Detlef Schrempf...Pero las cámaras enfocaban una y otra vez a los”culés” Henry y sobre todo Etoo, algo que, pese al barcelonismo reinante, llegó a cansar al público, que la última vez pitó y todo. El lleno no fue total, pero casi, seguro que había más gente que sacar por la TV. Otro aspecto en el que los amigos catalanes “dejaron huella” es a la hora de cobrar. “La pela es la pela”, y allí dentro te “soplaban” 2 euros por una botellita de agua, 4 por un refresco, 3’5 por un paquetito de palomitas, 4’5 por un minibocata...Y si hablamos del “merchandising”, las camisetas “réplica” NBA a precio normal sin ninguna rebaja (50 Euros), y las “t-shirts”, las de manga corta de toda la vida, vamos, y con estampado dicretito, al módico precio de 25 “ñapos”. Como para llevar recuerdos a la familia, vamos.

VII-El triunfo de la “comida rápida”. Está claro que Juanjo, para mantener sus 100 y pico kilos de músculo, necesita comer mucho y muchas veces...Y esta vez no había “problemas morales” para saltarse dietas y lanzarse a la “fast food”. Palomitas, patatas fritas, refrescos, bocatas, algún frankfurt...La comida rápida triunfó entre los nuestros, y tres tíos muy sanos y de los que se cuidan, también supieron aprovechar que “un día es un día”. Tras el partido acudieron a una hamburguesería de por allí algo pequeña pero bien servida, donde Juanjo y Juan degustaron grandes hamburguesas (hay que ver lo lento que come Juan, parecía que no acababa nunca), mientras que a Lakers no le convenció el lugar y prefirió buscar después otro...Para acabar igualmente cayendo en la misma “comida rápida”, un “Burguer King” más bonito pero donde la carne era la misma. Lakers incluso se comió su hamburguesa más rápido, del hambre que le había entrado antes al verles a ellos. Al final, todos en el Opel Astra a casa bastante satisfechos. Escala en Tarragona para dejar a Juan, y luego varias horas en coche para Lakers y Juanjo, que se hicieron más soportables gracias al café.

Conclusión: nos lo pasamos de miedo y esto, nosotros 3, lo vamos a repetir seguro si no pasa nada raro. A la otra os recomiendo que no os lo perdáis.

3 comentarios:

Toni dijo...

JUGOOON !!!

Esteu fets uns cracks, quina enveja em doneu !!

M'havera agradat anar

Salutacions del C.B Benigànim.

lakers dijo...

Jajaja gràcies Toni. Podies haver vingut perfèctament, ho vaig avisar al blog!!!

A l'any que ve tornarem segur, espere comptar amb tú.

Anónimo dijo...

gran cronica del viatge Lakers!!!He trovat a faltar alguna foto mes teua,espere que un altre dia les poses que tu anaves mes friki que ningu!!ENHORABONA!!!!espere que al any que be s,apunten mes gent al viatge perque val molt la pena!