lunes, 17 de diciembre de 2007

TORNEO DE NAVIDAD...TÓCALA OTRA VEZ, SAM


Si venís leyendo el blog, sabréis que normalmente evito la primera persona porque es poco periodística. Pero esta vez no puedo evitarlo, porque recordar la tarde del sábado me llena de emociones que no puedo expresar de otro modo que sin marcar distancia de ningún tipo, porque para mí fue un momento muy especial. Tras 17 años y pico en Les Pereres, no recuerdo un día en el que el amor por el basket, el compañerismo, y el buen rollo fueran tan presentes, tan palpables, y encima entre tantísima gente. No puedo pararme esta vez a contar qué tal jugó cada uno, o quien fue mejor en una cosa u otra (entre otras cosas porque no pude ver más que la mitad de los partidos, ya que jugamos en las 2 canastas). Porque competimos, sí, pero esta vez la cosa iba más allá. Y de todo ello me quedo con algo sobre todo, la coincidencia en la cancha de 2 generaciones separadas por casi 20 años. Sergio y su tío Vidi representan jugadores muy diferentes: el joven, aspirante a profesional, de más de 1’90 y todoterreno; y el veterano, jugador de “streetball” de toda la vida, no muy alto y especialista en la cancha. Pero ambos tienen algo en común entre ellos, y con todos los que allí estuvimos: Nos encanta el basket, y nuestra casa es Les Pereres.

Pero no solo ellos. Pudimos volver a jugar con Xarli Vila, a día de hoy el mejor jugador setabense; recordamos la intensidad del escurridizo Rafa Daroca; la inteligencia sobre la cancha de Paco; la calidad en los detalles de Vicente; el tiro elegante de Josevi; la fuerza imparable de Jorge...Algunos (como los 2 últimos) han empezado a reencontrarse con el basket. Los anteriores quieren volver alguna otra vez, y eso es que se lo pasaron bien. A ellos hay que añadir esa legión de amigos que hemos ido sumando desde que los anteriores nos dejaron: Jacobo, Emilio, Oscar, Joan, Sergio, Ramón, Juan, Mike, Berni, Michel...Y a los que no nos hemos ido nunca, el nexo de unión entre ambos grupos: Julio, Pedro, Girome y yo mismo. Rulenko y el legendario Llopis se pasaron y nos saludaron (ojalá hubieran venido para jugar), y hasta tuvimos público (!), con la familia de Vidi o Enrique, el padre de Sergio (gracias por hacernos la mejor foto de las que tenemos). Pero faltaron muchos, demasiados. Julen, Damián, Felipe, Juanda o Darío nos dijeron que tratarían de venir aunque fuera a mirar, y no se pasaron. Y otros, como Rober, Edu, Octavio, Javi Kerr, Tolsá, Abbio, Toni, Antonio, Juanjo, Marcos, Chacón, Richard, Merí, etc no vinieron bien por no haberse enterado, por tener otros compromisos o simplemente porque prefirieron que fuera así. Aún así, tuvimos que hacer 4 equipos de 5, con reservas y todo, jugando en las 2 canastas. Memorable.

El concurso de triples fue otro momento muy emotivo. Participaron muchos más de los que estaba previsto, así que reducimos la primera ronda a 10 tiros. Oscar, Ramón, Michel, Joan, Emilio y Pedro fueron dignos competidores sin premio. Berni no quiso ser parte de esta historia ni para bien ni para mal, y prefirió encerrarse en sí mismo y abandonar justo en el momento en el que podía hacer algo que consideramos grande (se marchó sin participar cosa que lamentamos). Pero los mejores en esa ronda, fueron los finalistas: de nuevo Vidi y Sergio, que pasaron con 6 y 7 triples, respectivamente, a una final en la que Sergio se impuso con claridad, pero que representa estas dos décadas de historia de nuestra pista. No podía ser de otra manera.

Después jugamos un 5x5 a 150 puntos, que acabamos cuando todavía íbamos 118-107 justo porque yo me lesioné, precisamente en el tobillo, y precisamente cuando estaba más suelto dando pases. Mi tobillo malo. Uno de los esguinces más fuertes que he tenido, aunque no tanto como aquel que me costó escayola. Cuando caí, sentí rabia, pero después, al levantarme, pensé que quizá era poético, lesionarme justo bajo el aro y justo en este día. Porque la realidad está ahí, para darnos de vez en cuando una bofetada, pero a la vida nunca hay que guardarle rencor, sino estar agradecidos, y luchar para continuar. Yo voy a hacer todo lo posible para volver en 2 o 3 semanas. Y espero que de los que estuvieron allí el sábado, lesionados, con más o menos años, con más o menos trabajo, hagan un pequeño esfuerzo y se pasen de vez en cuando para volver a tocar esa canción diferente que suena cuando cada uno de nosotros coge el balón y hace su jugada, la que le identifica. Como en "Casablanca", Sam volvió a tocar aquella vieja canción que Bogart quería escuchar. Sonaron muchas, como en un gran concierto repleto de estrellas.

La cena fue otra cosa, faltó mucha gente, fuimos muy pocos, pero eso sí, lo pasamos muy muy bien y nos reímos un montón (nunca sabréis de qué). Yo solo puedo daros las gracias a todos, a los que vinisteis y a los que no, por haber compartido conmigo eso que nos gusta tanto: como dice Pepu, BA-LON-CES-TO. Gracias, de verdad.

6 comentarios:

Juan dijo...

Estiga qui estiga, falte qui falte, la pista sempre plena i la sangria sempre buida mai al revés. Que te millores abans del previst.

Jose. También conocido como Lakers. dijo...

Així siga tot el que dius...

vidi dijo...

felicidades por el articulo, lakers, espero que te recuperes pronto y que nos veamos de vez en cuando por les pereres.

Jose. También conocido como Lakers. dijo...

Gracias, Vidi, espero que vuelvas pronto, y que lleves el marcador, como en los viejos tiempos, jajaja

julen dijo...

no tengo excusa a pesar de los casi 400 km de distancia

Jose. También conocido como Lakers. dijo...

No la tienes.